Home / Actualidad  / Hollister, entre la realidad y la ficción.

Hollister, entre la realidad y la ficción.

Hollywood lanzó en 1954 El SALVAJE, película protagonizada por Marlon Brando que mostraba a los moteros como una versión moderna de las bandas de cowboys que asolaron el viejo Oeste.

Son muchas las bandas de moteros que existen aún en todo el mundo, pero los Hells Angels son probablemente la más famosa de la historia. Tanto es así, que su existencia fue la principal fuente de inspiración de una de las series más populares de los últimos tiempos: SONS OF ANARCHY.

A lo largo de los años, cientos de películas han utilizado a las bandas como centro para la creación de sus ficciones. Pero más recientemente, en la biopic GANGLAND UNDERCOVER, Charles Falco (productor del proyecto) cuenta cómo se infiltró en tres bandas de moteros para informar sobre sus actividades delictivas a la ATF – Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos. A partir de su participación, se ejecutó un operativo que terminó con más de 65 arrestos.
Pero ¿cómo y cuándo nacieron estas bandas de las que el cine siempre estuvo tan pendiente?

Todo comenzó en Estados Unidos, en un pueblo de California llamado Hollister, en el que desde 1930 la Asociación de Motoristas Americanos (AMA), organizaba sus carreras. Los pobladores estaban felices de ser la sede de estos encuentros porque eran aún más populares que sus ferias ganaderas y resultaba una interesante fuente de ingresos.
Al fin de la segunda guerra trajo un nuevo tipo de moteros al país: los veteranos. Estos contaban con una pensión por sus servicios y cansados de la guerra, sólo deseaban vivir en libertad y disfrutar de la aventura. Para eso, nada mejor que comprarse una moto y lanzarse a recorrer las carreteras. Con ellos nació el concepto de grupo, sin embargo, no tenían aún un sentido de territorialidad marcado, ni una lógica de ejército. Eran simplemente amigos, que se organizaban en pos de recorrer juntos el país.

Esto fue así al menos hasta el año 1947, cuando todo cambió.

En julio de ese año la convocatoria fue inmensamente superior a las anteriores y Hollister se vio sobrepoblada de motos. Muchas de estas motos, eran comandadas por este incipiente grupo de veteranos, que a diferencia de los acostumbrados visitantes de siempre, bebían en grandes cantidades.
Durante todo el fin de semana, el alcohol corrió de mano en mano; las motos improvisaban carreras por las calles del pueblo, mostrando sus piruetas y maniobras elaboradas que se repetían en cada esquina.
A pesar de que el pueblo y sus habitantes no habían sufrido daños (al menos en su versión de los hechos), al llegar el domingo, la policía disipó a la concurrencia con gases lacrimógenos. El saldo de ese fin de semana de locura fue mínimo, apenas unos cincuenta moteros se habían provocado heridas superficiales o estaban en estados de ebriedad lamentables.
Sin embargo, la prensa amplificó lo hechos, y el cine vio en esa noticia el filón para un nuevo género “sucesor del western”: el road movie motero.

Hollywood lanzó en 1954 una película basada en los acontecimientos que la prensa había difundido sobre Hollister: El SALVAJE, protagonizada por Marlon Brando, mostraba a los moteros como una versión moderna de las bandas de cowboys que asolaron el viejo Oeste, pero que en vez de ir a caballo iban en moto. Este estereotipo dio inicio a un personaje icónico que la realidad no tardó en imitar.
El mito siguió rugiendo en las pistas con películas como ÁNGELES DEL INFIERNO SOBRE RUEDAS (1967), EASY RIDER (1969, y a quién le debemos “Born to be will”, el himno rutero por excelencia), la saga MAD MAX (1979) y AKIRA (1988), entre muchas otras.


La realidad y la ficción se mezclaron de tal forma que nunca sabremos con certeza quién inventó a quién, si la prensa y el cine deformaron tanto los sucesos de aquel fin de semana hasta volverlos un espectáculo a imitar, o si realmente fue así y en Hollister se intentó minimizar los hechos para que no se perdiera una importante fuente de ingresos.
Que las pandillas existieron, no podemos negarlo; pero todos sabemos que siempre fueron una minoría y que las rutas están llenas de amantes del motor que solo adoran sentir el viento en la cara. Lo demás, es ficción; de esa que no importa que sea verdad, sino que cuente una buena historia.




Suscribite al Newsletter de Viento en la Cara

El lugar donde se reúnen la infinita sensación de andar en moto: la libertad, el saber que podés, llegar donde querés... Y tambien las noticias, las cosas que debemos saber, las nuevas normativas y leyes; todo confluye en este blog que espera que te sumes, que opines, que compartas. Empecemos este viaje juntos, con el viento en la cara.



POST TAGS:
Califica este artículo
SIN COMENTARIOS

PUBLICAR UN COMENTARIO

Obligatorio (*)
(*)(*)

El lugar donde se reúnen la infinita sensación de andar en moto: la libertad, el saber que podés, llegar donde querés... Y tambien las noticias, las cosas que debemos saber, las nuevas normativas y leyes; todo confluye en este blog que espera que te sumes, que opines, que compartas.

Empecemos este viaje juntos, con el viento en la cara.

¡Te suscribiste exitosamente!