Home / Actualidad  / Dos rutas legendarias.

Dos rutas legendarias.

Dos rutas emblemáticas y con alto contenido histórico: La ruta 66 de Estados Unidos y la Ruta Nacional 40.

La ruta 66 de Estados Unidos es un lugar mítico: cualquiera que escucha hablar de ella no puede evitar pensar en una moto recorriendo el desierto al ritmo de ese himno rockero que creó Bobby Troup en 1946, y que después inmortalizaron los Rolling Stones, revitalizaron los Depeche Mode y que en nuestro país se hizo inseparable de ese guitarrista furioso llamado Pappo.

Con más de 90 años de existencia, la Route 66 es más representativa de la historia de su país que cualquier museo que pueda recorrerse.

Es, además, un ícono de su máximo exponente cultural: el cine. Su pavimento fue el que dio vida a películas emblemáticas como Easy Rider, Kill Bill y Asesinos por naturaleza, por ejemplo.

Símbolo, también, de la identidad de la nación: su existencia nos habla de progreso, de rock, de jazz, de tristes historias de moteles, de la presencia asfixiante del desierto y sus serpientes que se arrastran, cansinas, de orilla a orilla, y de esos primeros establecimientos de comida rápida, en la que se podían saborear enormes hamburguesas y sabrosos hot dogs, el menú preferido de los norteamericanos.

Su largo es de unos 4.000 km, uniendo Chicago a Los Ángeles, y cortando horizontalmente al país, como marcándole una gran sonrisa. Inaugurada en 1938, fue la primera carretera completamente asfaltada de Estados Unidos.

En 1985 dejó de funcionar como ruta oficial, reemplazada por un moderno y confortable sistema de carreteras nuevas. Sin embargo, a partir de los ´90, y debido a su valor simbólico, se transformó en un hito turístico para amantes de los viajes en auto y en moto.

Lejos de apelar a la nostalgia, traemos a cuento esta ruta para hablar de otra, la Ruta Nacional 40, una ruta que es nuestra y que nada tiene que envidiarle a la Route 66. Incluso, de la mano de La Renga, la 40 también tiene un himno propio.

Está considerada dentro de las cinco o diez mejores rutas del mundo por su imponente extensión: 5.194 km.

Al igual que la Route 66, la Ruta Nacional 40 también atraviesa al país, pero lo hace de forma vertical, uniendo norte y sur. Su recorrido va desde Río Gallegos hasta La Quiaca, recorriendo, en el camino, once provincias.

Su paisaje incluye unos veinte parques naturales, más de diez grandes ríos y casi treinta puertos de montaña.

Creada en 1936, la Ruta Nacional 40 es la más larga, más famosa y representativa del país. Una maestra rural, por ejemplo, la recorrió entera para enseñarles geografía a sus alumnos. Es que, efectivamente, en su extensión cruza por toda la fauna, flora y los diferentes climas de Argentina.

Y, al igual que la Route 66, la Ruta Nacional 40 es un museo vivo de la historia del país: algunos de sus tramos son los mismo que recorrían los Incas, en el siglo quince, o las ancestrales rutas de los Tehuelches, cuando a pie deambulaban en busca de sus víveres, o las rastrilladas usadas por los exploradores de la Patagonia, como Musters o Moreno. Su ruta alberga Monumentos Históricos Nacionales, sitios declarados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, restos de antiguos poblados precolombinos y lugares de residencia de los Pueblos Originarios.




Suscribite al Newsletter de Viento en la Cara

El lugar donde se reúnen la infinita sensación de andar en moto: la libertad, el saber que podés, llegar donde querés... Y tambien las noticias, las cosas que debemos saber, las nuevas normativas y leyes; todo confluye en este blog que espera que te sumes, que opines, que compartas. Empecemos este viaje juntos, con el viento en la cara.



POST TAGS:
Califica este artículo
SIN COMENTARIOS

PUBLICAR UN COMENTARIO

Obligatorio (*)
(*)(*)

El lugar donde se reúnen la infinita sensación de andar en moto: la libertad, el saber que podés, llegar donde querés... Y tambien las noticias, las cosas que debemos saber, las nuevas normativas y leyes; todo confluye en este blog que espera que te sumes, que opines, que compartas.

Empecemos este viaje juntos, con el viento en la cara.

¡Te suscribiste exitosamente!